Archivo | Historias tristes RSS for this section

1 de 20.000

Esto no va de fotografía pero como el blog es mío pues es lo que hay.

Me llamo Carlos Matesanz y soy uno de los 20.000 enchufados de la administración paralela de la junta de andalucía. Os contaré como conseguí el puesto de trabajo desde el que cada día me río de los funcionarios que tuvieron que opositar:

En quinto de ingeniería informática en la Universidad de Málaga  tenía una asignatura obligatoria que consistía, en resumen,en realizar unas prácticas no remuneradas en alguna empresa concertada con la universidad. De entre todas las posibles elegí, y me concedieron según baremo por nota de expediente, una que se llamaba “Fundación Andaluza de Servicios Sociales”.
Trabajé allí gratis durante unos meses, durante los cuales mis responsables me hicieron saber que estaban satisfechos con mi trabajo. A los dos meses de terminar mis prácticas se abrió una oferta de trabajo a media jornada a la que accedí mediante infojobs. Una empresa de trabajo temporal (en Sevilla) me hizo unos tests y una entrevista personal, que debí pasar porque algo después me llamaron del departamento de rrhh (en Sevilla también) donde me hicieron una entrevista técnica y otra entrevista personal. Un par de semanas después me hicieron saber que podía empezar a trabajar, con categoría de “personal de apoyo” con el desorbitante sueldo de 500€ al mes por media jornada.
Después de leer el proyecto fin de carrera (con matrícula de honor) y por lo tanto obtener mi título de ingeniero (con calificación media de sobresaliente) solicité a la empresa, y conseguí con cierto esfuerzo, que se me reconociera la categoría de especialista que era la mínima que tenían mis otros compañeros en situación similar. Sumando la antigüedad que ya tengo en la empresa ahora mi sueldo asciende a unos espectaculares 1294€ al mes por jornada completa.
Ingeniero informático con 6 años de experiencia.
Y no me quejo, porque cuando decidí empezar, y seguir, trabajando aquí no fue para hacerme rico, sino porque creo que mi trabajo sirve para algo importante, más importante en mi escala de valores que fabricar software para una multinacional.
Ahora me van a rebajar de nuevo el sueldo, y me van a aumentar la jornada. Y eso es algo contra lo que estoy luchando con todas mis fuerzas porque me parece injusto. Tan injusto como que desde ciertos colectivos y medios de comunicación se diga que soy un enchufado. No estoy afiliado a ningún partido político y he despotricado creo que contra todos los que tienen o han tenido representación parlamentaria…quizás no contra CHA porque Labordeta me caía simpático. No estoy afiliado a ningún sindicato y formé parte del comité de empresa por una lista independiente ganándome, como mucho, la antipatía de algunas siglas y de parte de la gerencia.

Así conseguí mi puesto de trabajo

¿Quién me ha enchufado exactamente? quiero que alguien me lo diga para poder decirle qué flaco favor me hizo. Me ofende que me digan que con mi currículum y un enchufe lo mejor que pude conseguir es un trabajo en el que los últimos años cada vez gano menos trabajando más.
No puedo hablar por los casos de los demás pero ya os he contado el mío así que la próxima vez, por favor, que sean como mucho 19.999 enchufados.
Anuncios

Conclusiones y algún dato

Pues…ya está. Al final he conseguido pasar el año cumpliendo lo que me había propuesto: 52 imágenes y alguna foto más.
En este año me han salido 14 blancos y negros, 38 fotos en color (1 duotono), he hecho 29 fotos con el objetivo 50mm, 13 con el 70-200 y 10 con el 12-24. En 28 de las imágenes aparecen personas (2 embarazadas) y de las 9 en las que utilicé algún flash 8 las hice en casa.
20 de las fotos tuvieron temática social, 6 fueron retratos, 5 de arquitectura, 4 abstractas, otras 4 urbanas, 3 bodegones, 3 paisajes, una panorámica, una astronómica e incluso una que no supe como llamarla.

Pero ninguna foto de flores.

Y lo termino con cierta pena, porque me alegro de haberme embarcado en esto. Me han propuesto que continúe y que haga otro año pero ya no tendría aliciente, no sería una novedad y probablemente me terminaría aburriendo. Quiero seguir teniendo un acicate para hacer y enseñar fotos pero no he terminado de decidir exactamente qué quiero hacer. Quizás siga subiendo aquí alguna foto y escribiendo unas líneas sobre ella, como hasta ahora, y vea a dónde me lleva eso. No sé, ya veré.

Lo que sí que tengo claro es que recomendaré realizar este “ejercicio” de 52 semanas a todo aficionado a la fotografía que me pregunte.  No sólo es cierto que pruebas cosas diferentes, tambien coges soltura técnica, te acostumbras a que llevar la cámara sea “lo normal” y pierdes parte del reparo que te pueda dar hacer fotos del personal por la calle. Son todo ventajas. La periodicidad semanal además es la suficiente como para “forzarte” pero lo bastante relajada como para no agobiar. Y cuando terminas tienes un álbum de fotos heterogéneo de lo más singular.

De momento eso es todo. Atrás dejo 52 imágenes, un año y mi tercera década sobre el planeta.

Semana 18 de 52

Esta semana he sufrido un pequeño percance que ha trastocado mi “agenda fotográfica”. Cuando ya temía que iba a tener que fallar por primera vez el cielo me regaló estos colores.

52Semanas-18-cielo

Afortunadamente ya me he acostumbrado a tener siempre la cámara a mano, de manera que no me perdí la ocasión.

Hasta la próxima semana, para la que espero poder planear algo aunque siga cojo 😉

Retrasos previstos

Si vienes buscando la Semana 13, 14 ó 15 gracias por tu interés pero lo más probable es que tengas que esperar.
No me rindo y no tengo intención de hacerlo pero durante la mayor parte del mes de agosto no voy a tener acceso a internet — o más bien a un ordenador competente – de manera que no podré actualizar el blog con las fotos correspondientes en su momento. Puedo prometer y prometo que cuando llegue el momento pondré fotos que haya disparado durante esas semanas, ni antes ni después, por lo que el reto en ese sentido sigue siendo el mismo.
Si tengo oportunidad pondré las fotos 13 y 14 antes de mediados de mes  y la 15 seguramente ya llegue a tiempo pero no hay nada grabado en piedra.

Y ya que estamos, aprovechando que escribo un post de “bla“, quería comentar mis impresiones respecto al “proyecto 52” ahora que ya llevo 3 meses metido en harina. Lo digo sobre todo para los que también sois aficionados a la fotografía: me lo estoy pasando teta.
Siento ese punto de “responsabilidad” que me empuja a hacer fotos, sacar la cámara, pensar en fotos… pero el periodo semanal que me he autoimpuesto no llega en ningún momento a generar stress , que no hay que olvidar que esto para mí es un hobby. Disfruto planificando qué foto hacer cada semana, disfruto haciéndolas y disfruto escribiendo los breves textos con que las acompaño. Y aprendo con el proceso y con los comentarios que me hacen (hacéis) llegar por diversas vías.
Os animo, sinceramente, a intentar algo parecido.

Pues nada más, gracias a todos los que os pasáis por aquí de vez en cuando y ¡hasta dentro de unos cuántos días!